Ampollas en los pies, como curarlas rápido

 Inicio / Consejos y Videoconsejos / Belleza y Cuidado corporal / Ampollas en los pies, como curarlas rápido

Ampollas en los pies, como curarlas rápido

ampolla talonSi algo tienen las ampollas en los pies es que causan un intenso dolor, seguro que en alguna ocasión has tenido que salir corriendo de una fiesta en busca de tiritas o apósitos para poder aguantar tus zapatos nuevos.

Las ampollas no son más que pequeñas lesiones de la piel, elevadas y llenas de líquido, que suelen salir en los pies debido al roce y/o presión, en general de un calzado inadecuado.

La buena noticia es que podemos prevenir su aparición y ahora que se acerca la época de estrenar zapatos en bodas, bautizos y comuniones, no se nos ocurre nada mejor que hablarte de los remedios que puedes encontrar en la farmacia para prevenir las ampollas en los pies.

Si no has llegado a tiempo y ya tienes una ampolla o rozadura en el pie, no te preocupes, también te contamos cómo curar una ampolla de la forma más rápida.

Qué son las ampollas y rozaduras

Cuando algo (lo más probable un mal calzado) fricciona y presiona repetidamente la piel de los pies puedes notar cierta molestia y dolor. Si reaccionas evitando esa presión o roce y lo solucionas a tiempo el problema no pasará de aquí, de una simple rozadura, una leve molestia.

Sin embargo, si la presión continua, puede que la epidermis (la capa más externa de la piel) se separe de las demás capas y se llene de un líquido acuoso, es lo que se conoce como ampolla. No es más que un mecanismo de defensa del propio cuerpo, que fabrica una especie de almohada protectora para no dañar más la piel.

En general, si la ampolla no se rompe, en pocos días se formará una nueva capa de piel debajo de la ampolla, ésta se secará y cicatrizará sin más. Pero si se rompe la ampolla, cosa que puede ocurrir de forma voluntaria o accidentalmente, quedará una herida abierta, totalmente expuesta, más susceptible a infecciones y seguramente más dolorosa y de curación más lenta.

¿Qué causa las ampollas en los pies? 

Para evitar las rozaduras y las ampollas lo primero es entender qué las causa.

  • Ya imaginas que el calzado tiene mucho que ver: zapatos nuevos, rígidos, con costuras traicioneras, demasiado grandes o estrechos,…
  • Por no hablar de los calcetines, fibras sintéticas, arrugas y costuras gruesas…
  • La forma de tus pies es importante, las rozaduras son más comunes en personas con problemas de pies anchos, juanetes, un empeine muy pronunciado, deformaciones óseas,…
  • La forma en que caminas, puede que tu pisada no sea la correcta, repartas mal el peso del cuerpo en los pies y alguna parte del pie sufra más.
  • A la postre, añádele que la piel es dura en la planta pero muy fina en el resto del pie, además de que es una de las zonas más húmedas debido al sudor.
  • Y como colofón está el sobresfuerzo, puede que el problema no esté en el calzado ni en tus pies, sino a un esfuerzo extra o  una actividad física más intensa de lo normal, que se lo digan a los peregrinos del Camino de Santiago o a los deportistas. Si este es tu caso, no te pierdas este post dónde te contamos cómo evitar las ampollas en los pies cuando practicas deporte.

En resumen, la suma de varios factores hará que aparezcan molestias en forma de rozaduras, ampollas o incluso heridas abiertas.

Cómo evitar las ampollas y rozaduras en los pies

Evitar la aparición de las ampollas es la mejor solución para no tener que lidiar con el problema. Si tienes claro qué factores pueden causarte una ampolla sólo tendrás que evitarlos. Por ejemplo:

1-Utiliza calzado amplio, flexible y cómodo, ni demasiado grande ni demasiado pequeño. Cuanto más transpirable y menos humedad se acumule mejor.

2-Comprueba que no tenga costuras en zonas de fricción como en los talones, en el empeine o en la zona de contacto con los dedos. Presta mucha atención a las sandalias ya que están en contacto directo con la piel.

3-Utiliza calcetines de algodón o tejidos transpirables y de tu talla, ¡ah! y mucho ojo si queda alguna arruga, puede ser el origen de una rozadura.

Y si tengo que estrenar zapatos...

Si vas a estrenar esos zapatos con tacón de infarto que te compraste para una boda, es el primer día de calor que vas a salir sin calcetines o si tienes planeada una de esas excursiones que hacen historia, seguramente vas a necesitar una ayuda extra para que no te salga alguna ampolla en el pie, en tu farmacia puedes encontrar:

Stick antifricción

Protectores en forma de barra formulados a base de aceites vegetales que aplicados directamente sobre la piel del pie reducen el roce o friccióncomo por ejemplo el Stick Compeed Antifricción

Este tipo de sticks debes aplicarlos con el pie limpio y seco en las zonas donde creas que pueden aparecer ampollas.

stick compeed ampollas

Apósitos antifricción


También puedes utilizar protectores como tiras o apósitos antifricción como el de la imagen (marca Farmalastic de Laboratorios Cinfa). Son protectores adhesivos hechos a base de silicona que a
ctúan como una almohadilla protectora impidiendo el roce del zapato con la piel.

La principal ventaja es que son reutilizables y pueden lavarse a mano, sin frotar, hasta 4 o 5 veces. Se despegan con facilidad.

Además de prevenir la aparición de ampollas, también pueden utilizarse sobre ampollas que ya han aparecido, siempre que no estén abiertas y son muy útiles como protección en personas diabéticas.

No deben utilizarse sobre heridas abiertas.

Ampolla pie 2

Cómo curar una ampolla

Si llegamos demasiado tarde y ya tienes una ampolla en el pie, a continuación te contamos cómo curarla lo más rápido posible.

En primer lugar debes tener en cuenta que nunca debes reventar una ampolla, si cortas o arrancas la piel muerta que la protege, la ampolla quedará como una herida abierta que puede infectarse con más facilidad, dar alguna complicación y tardar más en curarse.

Puede que hayas oído que muchos peregrinos que recorren el Camino de Santiago pinchan la ampolla para drenar el líquido de su interior, en su caso, se aconseja. Es la única forma que tienen de seguir caminando durante días, deben vaciar la ampolla con ayuda de una aguja estéril y desinfectándola posteriormente. Si tú no estás en el Camino es mucho mejor que no toques la ampolla y sigas estos consejos para protegerla:

Apósitos de hidrocoloide

Los apósitos de hidrocoloide, son como tiritas especiales para ampollasactúan como una segunda piel cubriendo la rozadura o ampolla y reduciendo la presión y el roce que ejerce el calzado sobre la piel.

Lo mejor de este tipo de apósitos es que calman el dolor de forma casi instantánea y favorecen la cicatrización. Son resistentes al agua y quedan adheridos encima de la ampolla varios días, no te preocupes son muy discretos y apenas se nota que los llevas puestos, incluso los hay en versión "invisible".

Puedes encontrar apósitos de hidrocoloide de varias medidas y formas especialmente diseñadas para las ampollas que salen en el talón, los dedos o la planta del pie. También los hay recortables.

A diferencia de los apósitos antifricción de los que te hablábamos antes, los de hidrocoloide también pueden usarse si la ampolla se rompe y la herida está expuesta, de esta forma la protegen de infecciones y cicatriza más rápido.

                                        parches hansaplast ampollas                                                  compeed ampollas parches

Para utilizarlos correctamente sigue estas instrucciones:

  • Limpia la zona de la ampolla con agua y jabón
  • Desinféctala con betadine o clorhexidina
  • Calienta el apósito frotándolo entre las manos, de esta forma se pegará mejor
  • Retira el papel protector y adhiérelo sobre la ampolla, cuando la zona esté perfectamente seca
  • Nunca retires un parche de hidrocoloide hasta que no se deprenda por si solo, quedan fuertemente adheridos y si tiras de ellos para arrancarlos como una tirita puedes empeorar la herida. Si necesitas retirarlo, simplemente coge los extremos y estíralos hacia los lados, sin levantar el apósito. Verás como poco a poco se va despegando.

 

En resumen, lo que te tiene que quedar claro es:

1.Lo mejor es la prevención, utilizando sticks o apósitos antifricción reutilizables.

2.Si es demasiado tarde, debes siempre proteger la ampolla (sin reventarla para que no se convierta en una herida abierta) utilizando apósitos de hidrocoloide o antifricción.

3.Si la ampolla ya es una herida abierta, desinfecta y aplica un apósito para protegerla y acelerar su curación.

Y por último y no menos importante, si sufres diabetes ya sabes que tus pies requieren especial atención, en el siguiente enlace te hablamos de los cuidados del pie diabético. Si te sale una ampolla en el pie, controla muy bien la herida, no la pierdas de vista y si es necesario acude al médico para que le dé un vistazo.

 

También te puede interesar:

pies perfectos  Como lucir unos pies bonitos paso a paso

Durezas pies Cómo eliminar las durezas de los pies

 

 

Si te ha gustado, compártelo:

  • DORA CRISTINA RUSSO

    Use estos productos y son maravillosos para mis pies, ahora estoy en Argentina , donde los puedo comprar. Gracias

    Responder
  • Desconocemos si estos productos se comercializan en argentina.

    Responder

Deja tus comentarios

0