7 errores que no puedes cometer cuando estás resfriado

 Inicio / Consejos y Videoconsejos / Vida Sana / 7 errores que no puedes cometer cuando estás resfriado

7 errores que no puedes cometer cuando estás resfriado

Otoño, con sus hojas, sus días más cortos, sus noches más largas y… ¡sus resfriados! Que si unas pequeñas molestias en la garganta, que si no paras de estornudar, luego los mocos, los ojos llorosos, la tos y el dolor de cabeza. ¡Ya está, otro resfriado más!

Aunque sean infecciones leves, todos sabemos que los resfriados son muy molestos y no le agradan a nadie.

Es casi inevitable resfriarse dos o tres veces al año y más si hay niños pequeños en casa, pero además, existen una serie errores que cometemos cuando estamos resfriados y que no contribuyen para nada a mejorar más rápido, es más pueden complicar el proceso o favorecer que otras personas se contagien.

A continuación, te contamos lo que nunca debes hacer cuando estás resfriado.

                                  resfriado

Errores que solemos cometer cuando estamos resfriados

Automedicarte

Cuando nos resfriamos, para seguir con nuestro ritmo de vida habitual, lo más fácil es tomar medicamentos para el resfriado que tenemos en casa o que ya conocemos, porque en otras ocasiones nos han funcionado de maravilla.

¿Pero sabes que podrías estar cometiendo un gran error si te automedicas sin consultar a un profesional de la salud?

Los medicamentos para el resfriado suelen combinar diferentes tipos de principios activos, en el video Qué fármaco puedes tomar para aliviar un resfriado, podrás comprobar que no todos los preparados son iguales. Puede que sin saberlo, elijas uno con dextrometorfano que sirve para aliviar la tos, y tú sólo tengas estornudos y mucosidad. Te estarías medicando para algo que no necesitas.

Tu farmacéutico puede informarte sobre todos los principios activos que contienen los medicamentos para el resfriado y recomendarte el mejor para ti en cada caso.

Nunca debes automedicarte, aunque sea para males menores, si padeces alguna enfermedad crónica. Las personas que padecen hipertensión, diabetes, glaucoma, etc. no pueden tomar cualquier tipo de fármaco para el resfriado por sus efectos adversos. Hay que consultarlo siempre antes con un médico o farmacéutico.

Tomar antibióticos

Otro gran error, ligado con la automedicación, es tomarse a la ligera los antibióticos que puedan quedar en el botiquín.

Los catarros están causados por virus y los antibióticos únicamente sirven para tratar las infecciones causadas por bacterias, son absolutamente ineficaces e innecesarios para tratar los resfriados. Sólo conseguiremos crear resistencias, es decir hacer más fuertes a las bacterias frente a este tipo de medicamentos, algo que puede complicarnos el tratamiento de futuras enfermedades. 

Taparte la boca con la mano al estornudar

No es que sea incorrecto taparse la boca al toser o estornudar, lo malo es hacerlo SOLO con la mano, hay que hacerlo siempre con un pañuelo.

Lo ideal después de toser o estornudar, es lavarse las manos enseguida antes de tocar a alguien o manipular objetos, porque los virus responsables del catarro están presentes en la saliva que queda en las manos y sin no nos las lavamos bien con agua y jabón podemos facilitar que los que nos rodean también se contagien.

No hacerte lavados nasales

Tomar fármacos antihistamínicos para reducir la congestión nasal y los estornudos es una opción, pero algo que resulta muy útil también, es realizar lavados nasales con suero a agua de mar estéril, porque:

  • ayudan a eliminar la mucosidad que no se elimina al sonarnos con el pañuelo.
  • mejora la congestión nasal y permite respirar mejor.
  • ayuda a recuperar la hidratación y el equilibrio de la mucosa nasal para que no pierda su función protectora frente a la entrada de microorganismos.

Estar en ambientes demasiado secos

Cuando estamos acatarrados buscamos el confort de los espacios cerrados y cálidos. Pero muchas veces este ambiente es demasiado seco, sobre todo en invierno cuando encendemos la calefacción.

En estos casos la mucosa de la nariz y la garganta se reseca en exceso y se irrita. Muchas molestias de garganta derivan de estos ambientes demasiado secos.

Lo que debemos hacer es utilizar humidificadores para elevar la humedad ambiental entre el 40 y el 60%, sobre todo si hay niños en casa.

Una ventaja añadida es que en muchos humidificadores y difusores podemos utilizar esencias, como por ejemplo el eucalipto, que nos puede ayudar a reducir la mucosidad y calmar la tos.

No beber suficiente 

Durante un resfriado o catarro es básico beber importantes cantidades de líquido para fluidificar la mucosidad y eliminarla. También para hidratar las mucosas y compensar la pérdida de agua que se elimina mediante la mucosidad.

Seguir fumando

Ya sabes el riesgo de fumar, pero el tabaco se convierte en un problema más grave especialmente durante las infecciones respiratorias.

El humo irrita la mucosa de la nariz y garganta por lo que se favorecen las recaídas, también causa más mucosidad y hace que eliminarla sea mucho más difícil.

Bueno, ¿qué te parece? ¿Cuántos errores cometes cuando estás resfriado? 

Si te ha gustado, compártelo:

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0