Ketchup ¿Es realmente un alimento sano?

 Inicio / Consejos y Videoconsejos / Dieta y Nutrición / Ketchup ¿Es realmente un alimento sano?

Ketchup ¿Es realmente un alimento sano?

No hace falta ser muy sabio para saber que el ketchup es una de las salsas preferidas por niños y mayores. Pero, ¿sabes qué te estás llevando a la boca cuando añades ketchup a las patatas? ¿Es sano? ¿Qué diferencia existe con la salsa de tomate?

Como bien sabes, el ketchup es una de las salsas que más platos acompañan. Son muchos los que lo añaden a todo tipo de comidas, no solo a las hamburguesas o las patatas. Sin buscar demasiado encontraríamos verdaderos consumidores compulsivos de ketchup, por eso hemos creído que se merecía uno de nuestros nutriconsejos.

Podríamos hablarte durante páginas y más páginas sobre nutrición, sobre alimentación saludable,  sobre los riesgos de algunos alimentos. Pero sin afán de ser moralistas hoy solo vamos a explicarte objetivamente qué ingredientes lleva el kétchup (aunque sea ketchup casero) y qué efectos negativos o positivos pueden tener éstos sobre tu salud. Y a partir de ahí tú decides si te conviene o no. ¿Trato hecho?

 ketchup sano

La receta del ketchup

Como ya te imaginas, el tomate es la base, el ingrediente principal del ketchup. Pero no es el único. Para conseguir su sabor tan y tan característico le acompañan en mayor o menor proporción, una larga lista de ingredientes más o menos saludables.

Tomate

Coge el primer envase de ketchup que llegue a tus manos y fíjate en la etiqueta. El tomate tendría que aparecer en el primer lugar de la lista, pero dependiendo de la marca verás que lleva más o menos cantidad de tomate o concentrado de tomate.

En este momento quizá estés pesando ¿y qué problema hay? Si el tomate es un alimento de los buenos. Y sí, lo es, de hecho en este consejo te hablamos en su día de los beneficios del tomate.

Contiene sustancias antioxidantes, algunas se aprovechan cuando lo comemos en crudo, como la vitamina C y otras como el licopeno, se asimilan mejor cuando está cocinado.

Pero no podemos quedarnos solo con esto, tenemos que seguir leyendo la etiqueta y ver qué otros ingredientes lleva en elevada proporción.

Azúcar

En muchos casos el azúcar es el segundo de la lista, eso indica que es el segundo ingrediente en mayor proporción (algunas veces lo encontramos como glucosa, jarabe de glucosa y fructosa por ejemplo). Para que te hagas una idea, un envase de ketchup puede llevar incluso unas 20 cucharadas de azúcar.

A parte de ser adictivo y una fuente de calorías importante, hay infinidad de estudios que relacionan el consumo elevado de azúcar con la aparición de caries, obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares. Además, puede tener cierto efecto sobre la capacidad de atención y concentración, algo importante especialmente en niños.

Desgraciadamente encontramos azúcares añadidos en infinidad de refrescos y alimentos procesados, como las galletas, el cacao en polvo, la bollería o el tomate frito, el ketchup es solo una gota más para colmar el vaso. Está claro que una dieta saludable no pasa por un consumo elevado y continuado de azúcar.

Un último apunte, las salsas de tomate frito envasadas, también pueden contener gran cantidad de azúcar, revisa la etiqueta antes de añadirlas al carro de la compra.

Sal

Otro de los ingredientes que el ketchup suele llevar es la sal. Con la sal nos pasa algo parecido al azúcar, son tantos los alimentos procesados que contienen elevadas cantidades de sal que acabamos consumiendo más del doble de la cantidad recomendada.

Hasta las magdalenas, las galletas o los cereales de desayuno llevan sal y estos son alimentos de sabor dulce, imagínate los salados como el ketchup.

Más nos vale controlar el consumo de sal si queremos evitar la retención de líquidos, la hipertensión o un elevado riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

 

El punto de sabor del ketchup según indica su receta se acaba con vinagre y especias. Y en función de la marca o de si la salsa es más o menos casera, también algún que otro aroma, conservante u otros aditivos.

Ya ves que el ketchup queda lejos de ser una salsa inofensiva sin más. Es cierto que tiene menos grasas que la salsa de tomate porque no lleva aceite, pero en cambio lleva muchos más azúcares y sal. En tu mano queda decidir si debe ser un alimento habitual en tu mesa o algo a tomar de forma ocasional.

¿Eres fan incondicional del ketchup? ¿Te ha sorprendido que lleve tanto azúcar?

 

También te puede interesar


Cuánto azúcar puedo tomar

Cuánta sal se esconde en los alimentos procesados

Patatas fritas, por qué tienen tantas calorías

Si te ha gustado, compártelo:

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0