¿Estrés o ansiedad?

¿Estrés o ansiedad?

¡Qué nervios! No sé si tengo estrés o ansiedad, pero necesito una solución. Así empezaba la conversación que tuvimos con Elena hace unas semanas en la farmacia.

Elena es una mujer de mediana edad (47 años) madre de dos niñas que trabaja en las oficinas de una gran empresa. Como ella misma nos contó se encuentra en una de las mejores etapas de su vida, sin embargo la presión a la que se ve sometida le provoca una estrés y angustia que, en mayor o menor grado, le complica su día a día.

Elena la semana pasada regresó a la farmacia muy contenta, agradeciéndonos lo mucho que la habíamos ayudado a reducir su ansiedad y ella misma, al ser una fiel seguidora de Pharma 2.0 nos pidió que compartiéramos su historia con todos vosotros, aquí tenéis el resultado.

Anisedad y estrés

No sé por qué estoy tan nerviosa

Los nervios, el estrés o la ansiedad no siempre van ligados a momentos negativos de la vida, a Elena la acababan de ascender en su trabajo y no apreciaba problema alguno en su situación económica y familiar.

Sin embargo, desde el ascenso en el trabajo, Elena estaba sometida a más presión y según ella, cada día se acababa llevando la presión a casa en forma de nervios y tenía menos paciencia con sus hijas, que para más inri, empezaban a entrar en la temida adolescencia.

Podemos experimentar situaciones de estrés, ansiedad o angustia:

-Ante situaciones nuevas o cotidianas de la vida, por ejemplo como Elena en un nuevo trabajo, al conocer gente nueva, hablar en público por primera vez, tener un bebé o hijos en la adolescencia, jubilarse…En definitiva, salir de la ya famosa zona de confort.

-Ante situaciones negativas, como la pérdida de un ser querido, un despido, una enfermedad grave, problemas familiares, problemas económicos,…

Diferencias entre estrés y ansiedad

El estrés y la ansiedad afectan a todas las personas y no siempre son negativos, en ocasiones la situación de alerta que el estrés produce en nuestro cuerpo o mente hace que hagamos las cosas mejor. En el caso de Elena, mantenerse en estado de alerta en su trabajo, después de su ascenso, podía ayudarle a hacer mejor su trabajo y que nada le pasase por alto.

El problema viene cuando aquello que nos estresa (o factor estresante) ha desaparecido y nuestra mente continúa con la sensación de que algo malo puede ocurrir.

Para entendernos, pongamos un ejemplo que nada tiene que ver con Elena, imagina cuando una persona esta a punto de tener un accidente de coche, la situación evidentemente le produce estrés. Una vez pasado el peligro, la mente percibe que la amenaza ya no existe, se relaja y el estrés desaparece. Pero en determinadas personas una vez pasada la amenaza de accidente, aparece la sensación de ansiedad, pensando en lo que hubiese podido pasar. Algunas de esas personas podrían tardar meses en subirse a un vehículo por culpa de la ansiedad.

Es importante reconocer cuando el estrés o la ansiedad te están afectando más de lo que deberían, ya que pueden ser perjudiciales para la salud. Puedes guiarte por los siguientes síntomas, que pueden aparecer en mayor o menor grado y no tienen por qué afectarte todos.

-Irritabilidad y dificultad para contener los nervios

-Dificultad de concentración

-Dificultad para desconectar

-Taquicardia, palpitaciones

-Sudoración excesiva, temblores, sequedad en la boca.

-Molestias abdominales, heces blandas o estreñimiento.

-Tensión muscular

-Dificultad para respirar, presión en el pecho.

-Dolor de cabeza

-Alteraciones del sueño

¿Qué puedo hacer para controlar los nervios y relajarme?

El primer consejo que le dimos a Elena fue que acudiese a su médico, ella nos comentó que antes de visitar al doctor quería probar de solucionarlo con algún remedio natural y siguiendo nuestros consejos y nos prometió que si así no lo solucionaba iría al médico. Estas fueron nuestras recomendaciones:

1-Piensa en esta frase cada vez que te sientas nerviosa o estresada.

Vive el momento sin estrés

2-Asegúrate de que sigues una dieta sana y equilibrada.

3-Empieza a hacer ejercicio de forma regular y practica yoga.

4-Descansa y sigue estos consejos para dormir bien.

5- Existen remedios naturales que pueden ayudarte, algunas plantas medicinales como la pasiflora o la amapola de California.

Elena, al ser fan de la aromaterapia, se decantó por una esencia relajante para su difusor de aceites esenciales y las Oleocaps 7 de Laboratorios Pranarom. Unas cápsulas que contienen aceites esenciales de lavanda, mandarina, verbena y mejorana, con propiedades relajantes. para situaciones de estrés o de mucha presión se pueden tomar hasta 4 cápsulas al día. No debe usarse en mujeres embarazadas, que dan el pecho, ni en niños menores de 6 años.

Y por último y no por ello menos importante,

6-Lee este interesante artículo que @patripsicologa escribió sobre lo que tienes que dejar de hacer si sufres ansiedad.

 

¿Te sientes estresado o tienes ansiedad? Prueba a seguir estas recomendaciones y cuéntanos qué tal te ha ido ;)

 

También te puede interesar

 habitos saludables para el corazónComo cuidar tu corazón en seis sencillos pasos

triptofano para el estrés Triptófano, el aminoácido para combatir el decaimiento y la ansiedad

estrés y deseo sexual Libido, cómo recuperar el deseo sexual

 

 

Si te ha gustado, compártelo:

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0