Fiebre en niños y bebés, qué debes hacer

 Inicio / Consejos y Videoconsejos / Salud infantil / Fiebre en niños y bebés, qué debes hacer

Fiebre en niños y bebés, qué debes hacer

La fiebre en niños y bebés es un motivo de preocupación para cualquier padre o madre del mundo mundial, cuando a un peque le sube la temperatura se hace lo imposible para bajar la fiebre y quitarla de en medio, en general con ayuda de medicamentos antitérmicos como el Apiretal o el Dalsy.

Sin embargo la fiebre no es tan mala como la pintan, es tan solo un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo que nos ayuda a combatir las infecciones.

Aunque te cueste creerlo, más que la fiebre en sí, lo que debe preocuparte o a lo que debes prestar más atención es a los síntomas que la acompañan. Toma nota, te contamos qué pasos debes seguir para  la fiebre en niños y bebés.

                                    que es mejor dalsy o apiretal

¿Entonces, qué hago si mi hijo tiene fiebre?

Los padres no solemos fallar cuando nuestros niños tienen fiebre, solo con ver sus ojitos tristes y brillantes y su cara sonrojada nos basta, les tocamos la frente y efectivamente están calientes. Sin embargo, la temperatura siempre debe medirse para saber cómo actuar así que el primer paso ya te lo puedes imaginar.

1-Medir la fiebre

Lo primero que hay que hacer es ir a por el termómetro y medir la temperatura corporal del niño, aunque se pueda tener una idea de si hay o no fiebre, tocando la frente del niño o dándole un beso sobre el ojo, no te fíes, debes saber exactamente la temperatura corporal tiene el niño. 

Existen diferentes tipos de termómetros, lo más frecuente es hacerlo con ayuda de un termómetro digital.

  • En los bebés lactantes pequeños se recomienda tomar la temperatura vía rectal (recuerda que siempre es más alta, en esta zona del cuerpo hasta 38ºC se considera temperatura normal)
  • Para el resto de niños es mucho más cómodo hacerlo en la axila, no te pierdas este post donde te contamos cómo medir la temperatura de los niños de forma rápida y cómoda.

2- Observar al niño o bebé

Como ya te adelantábamos en la introducción, lo que realmente debe preocuparte no es la fiebre en sí, sino los síntomas que la acompañan, así que deberás observar con atención al pequeño.

Comprueba su estado de ánimo, si lo ves muy fatigado, si respira correctamente y observa con atención la piel de su cuerpo.

Debes acudir al pediatra si:

  • Tu hijo tiene menos de tres meses
  • El termómetro marca más de 39ºC (en bebés de 3-6 meses) o más de 40ºC para el resto de edades
  • El niño está muy apagado o adormecido
  • Si tiene alguna erupción en la piel, manchas, granitos, rojeces,... Sobre todo si las manchas que tiene no desaparecen al tirar de la piel que las rodea.
  • Respira con dificultad, lo hace muy rápidamente o se le marcan las costillas al respirar.
  • Si la fiebre no remite en 2 o 3 días
  • Observas rigidez en su cuello, si ha tenido alguna convulsión o la fiebre viene acompañada de cualquier otro signo que pueda alarmarte.
  • Si se ha viajado con anterioridad a un país exótico

3-¿Qué le doy, Dalsy o Apiretal? 

Si el pequeño está bien y no presenta otros síntomas, no tienes que darle nada, la fiebre no hace falta tratarla. Así que si el niño está activo y nada parece molestarle, ni Dalsy, ni Apiretal.

Solo en los casos en que la fiebre viene acompañada de síntomas como el malestar general o dolor de cabeza o de garganta, por ejemplo, será necesario administrar paracetamol (Apiretal) o ibuprofeno (Dalsy). Siempre a la dosis que marque tu pediatra. Ambos medicamentos calman el dolor y bajan la temperatura, sin embargo solo Dalsy presenta efecto como antiinflamatorio.

A pesar de ser algo muy común, no se recomienda alternar el paracetamol y el ibuprofeno, a no ser que le médico diga lo contrario. 

Es importante tener en cuenta que los menores de 16 años no pueden tomar nunca ácido acetilsalicílico o Aspirina®.

Si tu niño presenta fiebre muy alta, recuerda que no significa que su infección sea muy grave y no debes preocuparte si tu médico no te receta antibiótico, los antibióticos no bajan la fiebre y solo sirven para tratar infecciones producidas por bacterias.

¿Qué más puedo hacer?

  • Ofrecerle líquidos con frecuencia para evitar la deshidratación. Agua o zumos recién exprimidos son una buena opción.
  • Es normal que disminuya su apetito, también nos ocurre a los adultos cuando tenemos fiebre. Lo mejor es ofrecer pequeñas cantidades de comida más a menudo.
  • No tapes demasiado al niño para hacerlo sudar, ni lo desnudes para que le baje la temperatura, lo mejor es que le abrigues sólo si tiene frío y les destapes cuando tenga calor.
  • Es aconsejable que la temperatura del hogar no sea demasiado elevada, en invierno debe mantenerse entre 20-22°C.
  • Si le apetece un baño, puedes dárselo, pero nunca con agua fría para tratar de disminuir la temperatura corporal rápidamente. El agua debe estar a la temperatura habitual, nunca muy caliente.

¿Y si la fiebre no baja?

En ocasiones la fiebre es difícil de controlar incluso con medicamentos, si tu médico te ha dicho que tu pequeño está bien no te preocupes, deja que la fiebre siga su curso y pronto mejorará y ante cualquier otro síntoma de alarma, acude de nuevo al pediatra.

Muchos padres se preocupan por las convulsiones cuando la fiebre no baja, sin embargo aunque bajemos la temperatura el riesgo de tener convulsiones no desaparece. En el siguiente enlace podéis encontrar más información sobre las convulsiones febriles de la mano de M. José más, neuropediatra y autora del blog neuronas en crecimiento y como veréis ni son graves, ni suelen presentar complicaciones.

 

En general los niños pequeños suelen tener fiebre con frecuencia, normalmente suele tratarse de pequeñas infecciones que en pocos días desaparecerán. Y tú, ¿cómo actúas cuando tus hijos tienen fiebre?

 

También te puede interesar

Apiretal dientes y fiebre Debe usarse el Apiretal para los dientes del bebé

dan fiebre los piojos Cómo son los piojos

Si te ha gustado, compártelo:

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0