Niños que se hacen pipí en la cama, causas y tratamiento de la enuresis

Niños que se hacen pipí en la cama, causas y tratamiento de la enuresis

Cuando a un niño mayor de 5 años se le escapa el pipi por la noche un día,  seguro que no le damos ninguna importancia. En cambio si eso se repite varias veces a la semana y durante meses es cuando empezamos a pensar que algo ocurre.

Puede ser que simplemente el niño aún o haya conseguido aguantarse el pipi cuando duerme y sea solo un signo de inmadurez infantil. Todos necesitamos nuestro ritmo para aprender. Algunos a los dos años ya saben ir al baño solitos de día y de noche y en cambio hay otros niños que aún llevarán pañal durante años.

A veces la causa de la enuresis, que es como se conoce este problema, es distinta y no se trata tanto de inmadurez y más de problemas genéticos, físicos o psicológicos.

Cada niño necesita su tratamiento personalizado, en función de la causa. Aquí te explicamos un poco a qué se debe la enuresis, su definición y en qué consiste el tratamiento.

Esto es todo lo que necesitas saber si a tu hijo se le escapa el pipí en la cama.

enuresis

Qué es la enuresis nocturna

La enuresis nocturna es el tipo de incontinencia que se produce por la noche y de forma intermitente. Es el término médico que se utiliza cuando queremos explicar que a un niño se le escapa el pipí por la noche varias veces a la semana durante meses.

Es más frecuente de lo que crees en niños y no hay que infravalorar el problema. No tanto porque su curación sea difícil sino por las consecuencias psicológicas que puede acarrear.

Si el niño ya es mayor puede sentirse avergonzado. Que se le escape el pipí y moje la cama puede provocar impacto en la familia y en el niño. Eso hará que no quiera ir de campamentos, que rechace irse a dormir a casa de sus amiguitos o que le genere sentimientos de angustia y disminución de la autoestima.

Cuáles son sus causas

Las causas son múltiples y variadas. Entre las más habituales:

  • Puede deberse a la inmadurez del niño, puede ocurrir que simplemente el niño no haya aprendido aún a aguantarse las ganas de hacer pipí cuando está dormido. A veces hay que preguntar a los padres si a alguno de ellos también les costó porque en más de la mitad de las ocasiones es algo hereditario.
  • A veces la causa deriva de una vejiga de capacidad reducida, o que no se vacía bien o bien de una sobreproducción de orina durante la noche.
  • A veces la enuresis responde también a un problema psicológico, nervios, angustia o estrés, por ejemplo.

Cómo solucionar la enuresis nocturna

El tratamiento debe ser personalizado, atendiendo a las circunstancias de cada niño. Lo que siempre recomendamos antes de todo es una visita al urólogo, para que pueda determinar la causa y descartar otros problemas.

Hay que realizar pruebas médicas, ecografías para ver el tamaño de la vejiga y si se vacía correctamente y analíticas de orina y sangre para detectar enfermedades, como podría ser la diabetes.  

Habrá muchos aspectos a valorar. Hay que considerar con qué frecuencia lo hace, si es algo duradero o esporádico, si es la primera vez o a había ocurrido en el pasado... A partir de ahí el médico puede marcar el tratamiento, estos son algunos ejemplos.

  • Como primera medida podríamos recompensar al niño cuando consiga aguantarse, nunca castigarle si no lo hace, despertarle por la noche para acompañarle al baño o practicar ejercicios de control para retener la orina.
  • Si el niño fabrica un exceso de orina es algo que podría tratarse tomando fármacos, en función de la causa el médico escogería el más adecuado.
  • En caso de que la vejiga tenga un tamaño reducido, hay que evaluar por qué ocurre y en cualquier caso, pueden pautarse algunos ejercicios o tratamiento médico si fuera necesario.
  • Si el problema es de origen psicológico lo más recomendable es acudir a un psicólogo  especializado en terapia infantil para ayudar al niño.
  • Otra de las opciones más eficaces en la gran mayoría de los casos son los sistemas de alarma que ayudan al niño a despertarse cuando tiene pipí. Consisten en un sensor que se coloca en la ropa interior mediante un salvaslip y que detecta la humedad de forma rápida. A la primera gota de pipí el sistema de alarma vibra o emite un zumbido o señal intensa para que el niño se despierte. De esta forma poco a poco el niño aprende a despertarse cuando tiene ganas de orinar. Un buen ejemplo de estos sistemas de aviso son Pipistop, Malem o Pipi-Alarm. En este enlace podrás encontrar mucha más información sobre alguno de ellos.
  • Es importante destacar que lo más habitual es que al final el tratamiento acabe siendo una combinación de varios tratamientos a la vez.

Y para acabar, solo recordar que a veces lo único que se necesita es paciencia y comprensión. Es importante que los padres ofrezcan todo su apoyo al niño, que le premien si se observan mejorías y le transmitan su cariño y apoyo. Hay que estar tranquilo porque es un problema que seguro tiene solución, no hay que frustrarse ni mostrar enfado o decepción. Nunca hay que culpabilizar al niño lo único que conseguiríamos con eso es crearle un gran sentimiento de inferioridad y angustia que no resolvería para nada el problema.

¿Tu hijo sufre enuresis? ¿Cómo lo estáis viviendo en casa?

 

También te puede interesar:

niños estreñimientoCómo aliviar el estreñimiento en niños

 

piojosCómo saber si tu hijo tiene piojos

 

fiebre niñosQué hacer cuando un niño tiene fiebre

 

Si te ha gustado, compártelo:

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0