Calambres musculares, cómo aliviarlos y prevenirlos

Calambres musculares, cómo aliviarlos y prevenirlos

¿Te has despertado alguna vez en medio de la noche por un calambre en la pierna? ¿O quizá hayas tenido alguno haciendo deporte o después de una larga caminata o excursión?

Los calambres se relacionan normalmente con el cansancio, la deshidratación y la pérdida de minerales y existen muchos mitos a su alrededor, pero lo que es realmente cierto es que provocan un intenso dolor.

Hoy te contamos por qué se producen y qué puedes hacer para prevenir los calambres musculares. 

                                        calambres musculares

Qué son los calambres musculares

Para hacer su función los músculos se contraen y se relajan. Un calambre es una contracción involuntaria y repentina del músuculo que dura unos segundos o minutos. Mientras dura el espasmo muscular el músculo está rígido, endurecido.

Los calambres no dejan secuelas ni provocan lesiones ni daños, pero la contración es tan intensa que suelen causar un gran dolor. A veces las molestias que quedan pueden durar horas o incluso días. 

Por qué tenemos calambres

Existen varios motivos por los que aparecen los calambres, el más habitual es el cansancio. Al fatigar o sobrecargar un músculo, las células están “sobreexcitadas” y es más fácil que se produzca una contracción repentina del músculo. De ahí que las personas que más calambres tienen son los que están haciendo, o han hecho durante el día, algo de ejercicio.  

Otra de las causas, también frecuente, es la deshidratación. La pérdida de agua y minerales como sodio, potasio o magnesio mediante le sudor, puede provocar un pequeño desequilibrio químico en el músculo que acabará provocando un calambre.

Durante el embarazo también es muy normal tener calambres, sobre todo durante la noche.

Algunos medicamentos y enfermedades también podrían ser causa de calambres musculares, pero no es una causa tan frecuente. 

Cómo se pueden prevenir

Si estás empezando a hacer deporte es mejor que no te fuerces demasiado. Poco a poco irás progresando pero al principio, para no sobrecargar la musculatura, es mejor que te lo tomes con calma.

Si haces deporte durante horas tienes que hidratarte, pero no con agua, sino con bebidas isotónicas especiales para deportistas. De esta forma recuperarás los electrolitos que pierdas.

Si quieres evitar tener calambres, y de paso alguna lesión, es súper importante el calentamiento antes del ejercicio. Y no te olvides de la rutina de estiramientos al terminar. 

Cómo aliviar un calambre

Cuando tenemos un calambre hay que estirar bien el músculo afectado. Esta es la forma más efectiva para relajar las fibras musculares.

Aplicar calor y hacer un ligero masaje también suele aliviar mucho la contracción.

Si las molestias duran horas o días, se puede tomar algún analgésico de efecto antiinflamatorio y aplicar frío para calmar el dolor.

Esperamos haber aclarado alguna de tus dudas acerca de los calambres musculares. Si te estás aficionando al ejercicio y la vida sana, toma nota, seguro que te irá bien saber cómo prevenirlos y aliviarlos. 

Si te ha gustado, compártelo:

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0